El Luchecillo

13 / 02 / 2011
Autor(es): Lanalhue Sustentable · Categoría: Luchecillo

Hoy en día el lago Lanalhue está en un proceso de eutrofización acelerada. La eutrofización (a veces también ‘eutroficación’) consiste principalmente en el aumento de la concentración de nutrientes disponibles en un lago o laguna.



En el caso del Lanalhue, las fuentes y causas de dicho aumento de nutrientes son variadas, pero se relacionan con las distintas actividades de uso de suelo que se llevan a cabo en la cuenca hidrográfica del lago: industria forestal, agricultura, turismo, asentamiento humano, intervención de causes de agua, etc.

“La eutrofización representa el proceso de envejecimiento natural de los lagos, como resultante de la acumulación gradual de nutrientes, un incremento de la productividad biológica y la depositación paulatina de sedimentos provenientes de su cuenca de drenaje. En condiciones naturales el proceso de eutrofización es lento, y las tasas de cambio ocurren normalmente a escala temporal de milenios. Sin embargo, por causas antrópicas relacionadas con el mal uso del suelo, el incremento de la erosión y por la descarga de aguas servidas domésticas, se ve acelerado a escala temporal de décadas o menos” (Parra et al., 2003)

 

 

El aumento de nutrientes de origen humano en el lago Lanalhue viene ocurriendo hace décadas. Sin embargo, su efecto se hizo notoriamente visible cuando a principios de la década pasada comenzó la proliferación abrupta de Egeria densa, o ‘luchecillo’, una planta invasora y de crecimiento rápido originaria de Brasil y del norte de Argentina (Qué es el luchecillo?). El luchecillo proliferó en el sector de Contulmo en un principio, para luego dispersarse en gran parte de las orillas y zonas poco profundas del lago, lo que ha generado serios problemas para la recreación social del lago.


 

Historia reciente del lago

Históricamente, el lago Lanalhue, así como su hermano cercano el lago Lleu-Lleu, se han caracterizado por sus aguas cristalinas, limpias, y de bajo contenido nutricional y bacteriológico, siendo considerados lagos en equilibrio ecológico con aguas de calidad excepcional y de gran pureza.

Ya en el año 1995, investigadores del centro EULA  hacían hincapié en lo frágil que son estos cuerpos de agua a la intervención humana, especialmente el lago Lanalhue por ser un lago poco profundo y con una renovación lenta de sus aguas. En ese entonces se recalcaba ya la necesidad de una planificación y manejo integrado de su cuenca a través de una gestión sustentable, y en consideración de todos los actores sociales y usos de suelo de la cuenca. Lamentablemente poco y nada hicieron las autoridades locales, regionales y nacionales de entonces para mantener la pureza de las aguas del Lanalhue.

LuchecilloA principios de la década del 2000, debido a un aumento constante de nutrientes provenientes de los diversos usos de la cuenca del lago Lanalhue, se generaron condiciones óptimas de nutrientes orgánicos para la proliferación de luchecillo.

La proliferación de luchecillo atrajo a los Cisnes de Cuello Negro que escapaban del nefasto desastre ecológico del río Cruces en la reserva natural Carlos Anwandter, Valdivia, donde murieron entre 300 y 1000 cisnes por culpa de la contaminación de las aguas del río Cruces. La llegada de los cisnes al lago produjo reacciones encontradas, ya que para algunos era visto como algo positivo que potenciaba el atractivo turístico del lago, pero para otros los cisnes eran considerados como los ‘culpables’ de la aparición del luchecillo.

Todo este escenario motivó la creación de Comités sobre el tema del lago, tanto en Contulmo como en Cañete, generándose así un movimiento de protección de los cisnes, como de evaluación y acción con respecto al tema de la eutrofización del lago Lanalhue. Se hicieron presentaciones, informes, recomendaciones, consultas a expertos, y una serie de iniciativas Pro lago Lanalhue que terminaron, muchas veces, en nada debido al poco interés en temas medioambientales de las autoridades locales y regionales, la débil legislación ambiental existente en Chile, o la falta de liderazgos y competencias a nivel local.

Sí podemos destacar la adquisición de dos cosechadoras acuáticas de luchecillo, las que llegaron al lago en el invierno del 2010, a través de un proyecto que se gestionó por varios años. Estas cosechadoras permitirán controlar la proliferación de luchecillo. Sin embargo, sólo se trata de una solución a lo que debe ser un conjunto de medidas integradas a corto, mediano, y largo plazo.


 

Las cosechadoras de luchecillo: una solución con potenciales problemas

Quizás a raíz de la visita del experto uruguayo en sistemas acuáticos, Dr. Néstor Mazzeo, quien en Agosto del año 2005 invitado por el municipio de Contulmo visitó el lago Lanalhue para compartir su experiencia de problemáticas similares en Uruguay, y para evaluar el estado del Lago Lanalhue junto a expertos del centro de investigaciones EULA, se generó la compra de dos cosechadoras acuáticas de luchecillo, las que llegaron al lago en Agosto de 2010. Las recomendaciones del Dr. Mazzeo fueron:

Para revertir los efectos nocivos de E. densa es necesario implementar un plan de manejo; a corto plazo, básicamente implica realizar una extracción sistemática de la especie vía mecánica sin remoción de sedimento. Para ello es fundamental adquirir la maquinaria especializada, así como obtener información de las principales características fisicoquímicas y biológicas de la columna de agua y sedimento. Este últimos aspecto permitirá definir en que períodos y en que cantidades debe extraerse la planta a efectos de disminuir los riesgos de establecer una fase de dominancia de microalgas que puede interferir con los fines de recreación del sistema. Por último, a mediano y largo plazo, es recomendable profundizar en las causas de este fenómeno, especialmente evaluar las principales entradas de nutrientes, cadenas tróficas y establecer planes de mitigación, por ejemplo manejar adecuadamente los sistemas de humedales aledaños que pueden amortiguar las entradas de nutrientes. Ver informe Dr. Mazzeo.

Las cosechadoras representaron una inversión superior a los 300 millones de pesos. El objetivo de la compra de las cosechadoras sería el de controlar la proliferación de Egeria densa, basado en un plan de manejo y a través de un tipo de corta planificada y sistemática.

 

 

Hoy en día, si bien tanto el municipio de Cañete como el de Contulmo se encuentran trabajando en el tema de un plan de manejo para las cosechadoras, en la actualidad no existe ningún plan de manejo. Aún así, ambos municipios están efectuando cortas de luchecillo, que por el momento serían cortas de ensayo, o en lugares puntuales de alta concurrencia de bañistas, mientras se gestionan los planes de manejo que requieren de tiempo para su elaboración.

El potencial problema radica en que la corta de luchecillo sin plan de manejo podría llegar a generar un daño ecológico grave, ya que como lo han reiterado diversos expertos, la corta de luchecillo descuidada puede provocar la proliferación masiva de microalgas, lo que puede significar el deterioro del lago en términos recreacionales y de calidad de agua.

 

¿Quieres saber más sobre la eutrofización y el luchecillo? Revisa nuestra sección de Preguntas y Respuestas

¿Quieres saber sobre estudios e informes realizados acerca del luchecillo? Te invitamos a que revises los documentos de expertos que hemos preparado para ti

¿Quieres ver fotos y videos sobre el lago y el luchecillo? Revisa nuestra galería multimedia

Documentos

Informe final: calidad del agua y de sedimentos del lago Lanalhue y sus tributarios, sector Contulmo, Primavera - Verano 2005.

Año: 2011 / Autor(es): Gonzalo Mendoza, Roberto Urrutia & Ricardo Barra, EULA Chile

El presente informe corresponde a los resultados de la calidad del agua y sedimentos en época de primavera y verano del 2006 del lago Lanalhue, sector Contulmo y de sus tributarios. Descarga este documento

Fotos Vuelo Aéreo Comisión Lago Lanalhue Agosto 2007

Año: 2011 / Autor(es): Comisión Lanalhue Cañete

Descarga este documento